Uncategorized

Lo que necesitas saber sobre la piedra apilada

Las hermosas venta de mármol son un material para utilizarse en diferentes proyectos, desde pisos hasta paredes, pero… pueden tener un aspecto totalmente diferente cuando de apilamiento se trata.

Una fuerte tendencia en el diseño del hogar es agregar textura a las superficies verticales y una hermosa manera de hacerlo es mediante el uso de piedra apilada.

La chapa tridimensional está hecha de trozos de piedra natural que se adhieren a un respaldo y se instalan como si fueran baldosas.

El material no utiliza lechada, de hecho, el aspecto apilado en seco es parte de su atractivo de mármol.

El uso de piedra pasa por las tendencias, desde el tamaño de las juntas de lechada hasta los colores.

Hoy en día, el aspecto es un material de”repisa”. Solía ser áspero y resistente con muchas texturas alternativas, ahora la gente también está optando por piedra apilada con un acabado suave y contemporáneo y cortes afilados.

Donde usarlo

Es apropiado para todos los estilos de diseño, la piedra apilada se puede utilizar en interiores y exteriores.

En el interior, es el material perfecto para una pared interior, como alrededor de una chimenea, en un baño o en un vestíbulo o como un protector contra salpicaduras en una cocina.

La piedra apilada también se puede usar para resaltar el exterior de una casa o edificio, alrededor de una puerta principal, chimenea o en columnas.

A menudo se combina con el revestimiento y se aplica en la mitad inferior de la superficie exterior delantera. Y puede ser utilizado en aplicaciones de paisaje.

Es transparente y parece un muro sólido. La chapa se adhiere directamente a un sustrato. Si es delgado, funcionará en cualquier aplicación interior o exterior.

Eligiendo la piedra

Debido a que está hecho de piedra natural, la piedra apilada tendrá una variación de color y esto puede dictar el aspecto de tu proyecto.

La piedra natural debe elegirse con mucha antelación porque es fácil alterar cosas como el color del estuco, el color de la madera y el color de la pintura.

Selecciona tu piedra primero y crea tu paleta y diseña a tu alrededor.

La piedra apilada viene en un acabado natural o pulido, según el tipo de material que elijas. Si deseas un aspecto pulido, se deben utilizar materiales más duros, como la cuarcita o el granito.

Las piedras más suaves son buenas para aplicaciones donde se prefiere un acabado natural.

El precio de este proyecto puede variar, cuanto más alteres la piedra de su estado natural, más te costará.

Imagen relacionada

Ten esto en cuenta cuando consideres tu presupuesto. Cuanto más puedas mantenerlo como se ve fuera de la cantera, menos dinero invertirás.

Y cuanto más necesite ser manejada, cortada y terminada, más tiempo y dinero te gastarás.

Desde un punto de vista laboral, es más intenso, definitivamente es mejor utilizarlo como una característica.

Cuidando tu piedra apilada

Una vez instalada, la piedra apilada es fácil de cuidar porque se usa en superficies verticales no se come o camina sobre ella por lo que está menos expuesta al desgaste.

En contraparte, se recomienda limpiar el polvo con regularidad: Las repisas que sobresalen pueden contener el mismo polvo que un alféizar promedio y lo mejor sería una aspiradora de mano o un plumero que atrape el polvo en lugar de esparcirlo.

Ciertas áreas pueden requerir el uso de un limpiador de piedra neutro con un pH de siete u ocho.

Imagen relacionada

Simplemente rocía y limpia, no necesitas hacerlo todas las semanas, solo cuando sea necesario, especialmente si la piedra apilada está alrededor de la chimenea o en una cocina.

También se recomienda sellar la piedra apilada que se instala alrededor de una chimenea o en una cocina o baño. No quieres que el hollín o la grasa negra se incruste en la textura porosa.

Sellar con un sellador penetrante impregnado una vez al año no cambia la apariencia de la piedra en absoluto, solo entra en los poros de la piedra para repeler el aceite y la suciedad y te ayuda a limpiar la piedra más fácilmente.

Donde sea que se aplique, la piedra apilada agregará calidez y belleza a tu espacio.

La apariencia es una combinación perfecta de estilo rústico y moderno, convirtiendo una pared en una obra de arte natural que te encantará en los próximos años.

REFERENCIAS: YouTube || Wikipedia

Uncategorized

¿Por dónde empezar?

Esa es una pregunta intimidante “¿Por dónde empezar?” nuestra curiosidad es una criatura muy extraña porque si bien queremos saberlo todo llega el miedo y nos frena un poco, no es con mala intención generalmente nos está protegiendo ante lo desconocido.

Recuerdo todavía el día en que por mi mente pasó el salir a viajar, todos lo hacen, no puede ser tan difícil y aún con ese pensamiento no tenía ni idea de todo el proceso de viajar sobretodo en el aspecto logístico y económico que si bien un viaje puede ser espontáneo tampoco se trata de no saber que haces.

Varios de mis amigos se dieron el lujo de tomarse un año sabático para poder conocer nuevos lugares, yo no tenía la solvencia económica para hacerlo así que me limitaba a ver como les iba a través de sus redes sociales, me alegraba por ellos pero al mismo tiempo una parte de mi les tenía envidia.

Mientras yo trabajaba, ellos disfrutaban de los sonidos de la playa, de la comida local y los miles de paisajes que ellos fotografiaban. Un día me cansé de ver, tomé la decisión de que iba a viajar antes de que se terminara el año.

Fue muy abrumador hacer esa decisión porque comencé a buscar consejos, lugares, vuelos, camiones tenía demasiada información y mucho miedo aunque no se lo decía a nadie.

Mi primer destino fue un pueblo mágico, fui sola, con mis propios recursos y con mi maleta al hombro, planee lo más que pude pero era de esperarse que los improvisos estarían ahí pero creo que lo logré bastante bien además de que me dieron distintas anécdotas graciosas para contar al llegar a casa.

Me encantaron los días en ese lugar pero lo que más amaba fueron las noches, me entraba una nostalgia muy rara, unas ganas de querer regresar a casa o mantenerme alejada de mi hogar solo para regresar con más ganas.

Ese viaje me cambió la vida, adquirí confianza en mi misma y en lugar de quedarme todo el día quejándome de los viajes de mis amigos comencé a hacer los propios. Con el tiempo me fui haciendo de compañeros que les gustaban las mismas aventuras que a mí.

En una de esas noches enfrente del mar fue cuando decidimos hacer este blog que esperemos pueda reflejar lo mucho que el viajar ha aportado a nuestra vida.